06 de Enero de 2021




El comisario Erasmo González relató que se encontraba como jefe de turno cuando escuchó un alboroto. Un bebé de 29 días no respiraba por lo que el cabo Claudio Ramírez lo colocó boja abajo y realizó la maniobra de Heimlich hasta que el pequeño expulsó leche materna y comenzó a llorar

"Yo estaba cumpliendo mi rol de jefe de turno en la comisaria y en la guardia de prevención estaban el sargento Núñez y el cabo Ramírez Claudio. En eso escucho desde mi oficina un alboroto, pensé que se trataba de un problema con los internos", relató El comisario Erasmo González. 

"Salgo a mirar y me encuentro con que el cabo Ramírez que toma al bebé en sus manos, lo coloca boca abajo y le realiza la maniobra de Heimlich", contó. 

"En eso la mama estaba muy angustiada, porque su bebé había llegado casi sin aire, moradito. Optamos por solucionar el problema porque no sabíamos cuanto iba a tardar que venga la ambulancia", señaló el comisario. 

"El cabo Ramírez logra hacerle expulsar liquido al bebe, creemos leche materna y en ese instante se produce el llanto", dijo González y agregó que continuaron con maniobras de RCP "por las dudas". 

El resto del personal no se quedó con los brazos cruzados y llamó al móvil que estaba de recorrida, en minutos se hizo presente la Oficial Umerez con el Sargento Medina y el Cabo 1 Ledezma. 

El bebé se llama Lorenzo y hoy cumplió un mes de vida. Gracias a las maniobras del cabo Ramírez el pequeño pudo llegar con vida al hospital Vidal, a la sección Neonatal, donde gracias al aviso oportuno del Sargento Orduñez, los especialistas esperaban preparados para recibir al bebé en emergencia.

Google+
Pinterest
WhatsApp