Practicar natación favorece la salud del cerebro

Ago 13, 2021

Es sabido que la natación es uno de los deportes más completos, pero no solo para el cuerpo, lo es también para la relajación de la mente y desde el punto de vista neurológico. Aporta beneficios en las capacidades cognitivas, la coordinación, el estado de ánimo y la memoria. 

Los beneficios físicos de la natación son evidentes en atletas, se puede ver en su musculatura, lo que llamamos “cuerpo de nadador”. Sin embargo, hay una característica que la mayoría de los nadadores poseen y es tal vez la más importante pese que no se aprecia a simple vista: la salud del cerebro.

No es ninguna sorpresa que el ejercicio aeróbico no solo es bueno para el corazón, sino también para el cerebro, pues mejora la función cerebral y también ayuda a reparar las neuronas dañadas. Un estudio publicado en el National Center for Biotechnology Information (Ncbi) advierte que, al igual que otros ejercicios, nadar reduce los síntomas de la ansiedad y la depresión.

Nadar ayuda a reparar las células de cualquier daño cerebral a nivel molecular y de comportamiento. Esto hace que se produzcan beneficios en los neurotransmisores que influyen en el estado de ánimo y las hormonas responsables del estrés, por lo que se alivian de manera considerable los síntomas de la depresión.

1) Mejora la función cognitiva

Uno de los beneficios de la natación es que aumenta el flujo sanguíneo, lo que a su vez puede ayudar a mejorar la memoria, el estado de ánimo, la claridad mental y el enfoque. Un estudio descubrió que la inmersión en una piscina aumentaba el flujo de sangre al cerebro, pues cuando los participantes se sumergieron en el agua hasta la altura del corazón, su flujo sanguíneo cerebral fue mayor en comparación con los participantes que no se habían metido en la piscina.

2) Mejora el estado de ánimo

La natación y otros ejercicios similares liberan factores neurotróficos o neurotrofinas en el cerebro: endorfinas, que se consideran útiles para controlar el estrés, la ansiedad y el estado de ánimo. La actividad física y el ejercicio pueden ayudar con el alivio de la tensión, e incluso contrarrestar algunos síntomas depresivos. Así, la natación ayuda a estimular la producción de sustancias químicas cerebrales que elevan el estado de ánimo.

3) Mejora la memoria

La natación promueve nuevas neuronas en el hipocampo para una mejor memoria. Así, el daño cerebral por estrés también se puede revertir con la natación a través de la neurogénesis del hipocampo o la sustitución de las neuronas perdidas. Estudios anteriores ya habían concluido que el hipocampo se contrae en las personas deprimidas, lo que explicaría los problemas de salud mental asociados a menudo a la depresión.

4) Mejora el aprendizaje

La natación mejora las habilidades motoras gruesas (que surgen directamente de los reflejos) y visuales, que conducen a una mejora en el aprendizaje. Y es que los movimientos bilaterales de patrones cruzados en la natación ayudan con el desarrollo de las fibras nerviosas en el cuerpo calloso, que conectan los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro y facilitan la comunicación entre los dos. La natación activa simultáneamente los dos hemisferios cerebrales y los cuatro lóbulos del cerebro, lo que puede conducir a una mayor cognición y aprendizaje.